Que la luz te guíe y seas capaz de atravesar todas tus sombras

 




♀♏ Venus en Escorpio ♀♏ ¿Cómo te afecta?

♀♏ Venus en Escorpio ♀♏ ¿Cómo te afecta?

♀♏ Venus en Escorpio ♀♏

Venus es el planeta de la belleza y los placeres y Escorpio  es el signo de la intensidad y el misterio, así que cuando Venus está en Escorpio aparece nuestro otro lado, el que está oculto.

Venus no está cómodo en Escorpio porque no puede expresarse ni desarrollarse, le cuesta mucho acceder al placer o simplemente atraer o relacionarse porque Escorpio le pone un freno.

Con Venus en Escorpio somos mas intensos, mas dramáticos y una cierta tendencia a la frustración. Somos obsesivos, posesivos, sufridores, celosos e inseguros pero afortunadamente somos como el Ave Fénix con capacidad para resurgir de nuestras cenizas

Con Venus en escorpio aumentamos nuestra capacidad de compromiso, nuestra capacidad de amar y de poner el foco de atención en las personas que amamos. Lo que sucede es que somos extremistas, lo queremos todo o nada, no tenemos miedo al riesgo de comprometerse en una relación y amamos con profundidad pero hasta el extremo de buscar poseer a la pareja.

Esto no es muy positivo porque esa necesidad de controlar a la pareja y a la relación puede derivar en relaciones tóxicas que se asfixien por el exceso de control.

Se pueden llevar emociones y sentimientos al extremo, seremos reservados con nuestra privacidad pero paradójicamente querremos saber todo de los demás.

Se puede amar hasta llevarte al cielo o si venus en Escorpio está molesto contigo te puede llevar de visita al infierno en cero coma. Así que las peleas pueden estar un poco al orden del día especialmente si hay inseguridad o desconfianza.

Se busca el compromiso y la lealtad en el otro aunque puede que nos cueste un poco ver el punto de vista de los demás. Se da mucho pero también se espera mucho del otro y si no se recibe en igual medida… se puede llegar a la frustración.

Si estas en una relación y te sientes desencantado, decepcionado o incluso traicionado, la reacción es que uno se vuelve celoso, resentido o amargado y asume el papel de víctima de una traición  y si la relación se rompe, nunca volverá a comenzar sobre las bases anteriores, ni se permitirá que la persona vuelva a afectarte de nuevo personalmente.

Somos cautelosos y prudentes al conocer gente nueva, primero observamos con profundidad antes de decidir si queremos conocer a la persona en otro nivel que no sea la pura amistad.

Sin embargo en relaciones de amistad podemos entender al otro milimétricamente y eso será apreciado y valorado por los demás.

Puede haber una cierta atracción hacia las ciencias ocultas o los misterios del alma, puede aumentar el psiquismo y empatizar bastante con las emociones de los otros.

El exceso de control no solo es en el plano sentimental romántico de pareja, sino que se puede llevar al ámbito familiar con los hijos o en el trabajo, socios en proyectos personales etc.

Eso si, ya puedes estar muy hecho polvo o afligido que nunca vas a perder tu orgullo personal o tu dignidad emocional, y tu modus operandi será el de actuar con reserva y prudencia hasta sentirte seguro de dónde te estás metiendo.
¿Te  ha gustado? Entonces tal vez quieras compartirlo con tus amigos o en redes sociales.

Sigueme en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies