Que la luz te guíe y seas capaz de atravesar todas tus sombras

 




☾♉ ¿Cómo me afecta la LUNA EN TAURO? ☾♉

☾♉  ¿Cómo me afecta la LUNA EN TAURO? ☾♉

☾♉ ¿Cómo me afecta la LUNA EN TAURO? ☾♉

Tauro es un signo que pertenece al elemento Tierra y la tierra para sentirse segura necesita de estructura y límites. La tierra es algo físico, real y material que se sostiene sobre cimientos sólidos, firmes, estables y prácticos.

Tauro es un signo fijo y le cuesta especialmente abordar cambios, si en concreto pretenden sacarle de su zona de seguridad donde se siente cómodo y con esta luna, la tendencia es precisamente de experimentar el placer que da de disfrutar del confort físico, de tener seguridad y estabilidad en lo material, de seguir esas rutinas que sabes que te funcionan bien porque es lo que ya has probado  y sabes que no te van a fallar.

A tauro no le gusta que le metan prisas y si quieres una respuesta positiva debes tener paciencia para saber esperar a que Tauro tome una decisión, y eso para los signos que son más impulsivos puede sacarles los nervios a flor de piel. Tauro pide calma, tranquilidad, disfrutar del proceso y del camino y sobre todo, no dar pasos en arenas movedizas. Cuando tauro dé un paso, es porque sabe que no se va a dar una trompada, ni tampoco va a encontrarse con resultados inesperados.

Justamente lo inesperado, los cambios de rutinas que no has previsto, las cosas impredecibles es lo que te puede desestabilizar y para defenderte de ello te afincas en la negación, a lo físico y en posición defensiva para defender tu territorio y tu posición.

La luna es feliz y disfruta mucho cuando está en Tauro, porque la luna mueve las emociones y Tauro le proporciona la seguridad, la sensualidad, la estabilidad y la practicidad que se precisa para sentirse a salvo, feliz, cómodo y seguro emocionalmente hablando.

Cuando la luna está en Tauro no te dejas llevar por impulsos, ni por arrebatos emocionales, sino que tu velocidad baja, eres práctico, eres minucioso, detallista, y se es más consciente de cuáles son los límites más convenientes para el momento presente.

Buscarás rodearte de todo aquello que te proporcione placer, seguridad, que despierte tus sentidos y te proporcione también comodidad.

Disfrutar de todo lo relacionado con las artes, la gastronomía, espectáculos, buenas reuniones con amigos o con la pareja acompañados de un buen vino o de algún aperitivo que amenice la conversación o la velada.

El riesgo que se corre con esta luna es el de aferrarse demasiado a lo material, a lo físico porque las necesitas o consideras que las necesitas para ser feliz.

Te gusta lo conocido, lo que te es familiar, los ambientes que te proporcionan estabilidad y seguridad y los cambios súbitos te hacen sentir como un perro con pulgas, no te gustan,  te desestabilizan y necesitas tu tiempo para adaptarte a ellos. El único tipo de cambio que te gusta, es el que tú mismo buscas, precisamente cuando ya has decidido que cambiar algo de ti o de tu vida o de tus rutinas o de tus proyectos, es justamente lo que necesitas.

No buscas líos, no buscas conflictos, y algo que valoras es la lealtad en la gente, por eso, tratarás de que todas las conexiones que realices con personas que estimulen tus emociones sean duraderas y cuando te decides a dar el sí a algo a alguien, o te decides a comprometerte con algo o con alguien, es hasta las últimas consecuencias.

Lo malo, es que vas a esperar el mismo grado de implicación y compromiso con las personas que te veas afectado en tus interacciones y claro, cuando por algún motivo o circunstancias eso no es así, vienen las frustraciones, decepciones o enfados de tamaño épico.  Es como que transgreden tus límites, tu zona de seguridad, te sientes amenazado y puedes llegar al extremo de sentirte traicionado.

Está muy claro que si llegamos al punto de no sentirnos seguros o de sentirnos vulnerables, quietos no nos vamos a quedar, presentamos batalla y aquí perdemos todo contacto con el ser razonable ante una situación o una circunstancia o una persona.

Si se da esta situación, lo mejor es dar un paso atrás, respirar hondo… muy hondo de hecho, y cuando te hayas serenado, reconsiderar la situación que generó tamaño malestar.

¿Te  ha gustado? Entonces tal vez quieras compartirlo con tus amigos o en redes sociales.

 

Sigueme en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies